Enseñar a los niños los valores ecológicos para fomentar el ahorro de los recursos y la eficiencia puede tener un gran valor positivo en el cuidado del planeta que les dejamos a las próximas generaciones. 

La enseñanza primaria es una etapa clave en el desarrollo de la conducta, la conciencia social y la solidaridad. En el colegio aprendemos valores y comportamientos que formarán parte de nosotros en la edad adulta y que nos definirán cómo ciudadanos. Por ello es imprescindible mostrarle a los más pequeños el cuidado y la protección de medio ambiente durante esta etapa. 

Actividades para mejorar la educación ambiental de los niños: 

  • Visitar granjas y viveros: Los niños aprenden a convivir con los animales y las plantas al acercarse a la naturaleza. Es una experiencia de aprender a cuidarla y respetarla. 
  • Realizar actividades en la naturaleza: Al concienciarse con el medio ambiente, los niños aprenderán a protegerlo. no solo se trata de una manera de disfrutar del tiempo libre, sino que se mejora la calidad de vida a través de la adquisición de hábitos saludables.  Hacer deporte, como senderismo, ciclismo, orientación, o kayak, que nos ayudará a conocer mejor el espacio al aire libre.
  • Conocer las tareas de limpieza: El estado ecológico de nuestros ríos y mares sigue deteriorándose, y esto afecta a la biodiversidad de estos espacios. Es importante que los niños y adolescentes conozcan la importancia de mantener estos espacio limpios cada vez que los visitamos. La contaminación en ríos, mares y montes repercute no solo en la naturaleza sino que perjudica a todo el conjunto de la sociedad.
  • Fomentar el debate acerca de la Educación Ambiental: Es importante que los niños conozcan las problemáticas medioambientales, así como las soluciones. La importancia del reciclaje, energías renovables y sostenibles, son algunas temáticas sobre las que debatir.importancia medio ambiente niños

Explicar a los niños la sostenibilidad y el medio ambiente

La Educación Ambiental puede ser una actividad divertida para los niños, procurando que adquieran conocimientos sobre su entorno y aprendan a respetarlo para que en un futuro sean capaces de gestionar de la mejor manera sus actividades para que éstas sean menos perjudiciales con el medio ambiente.